EL MITO DE WIRACOCHA

Resumen del mito de Wiracocha, Viracocha o Huiracocha basado en los relatos de los cronistas españoles del siglo XVI Pedro Sarmiento de Gamboa y Juan de Betanzos:

En el principio, Wiracocha emergió del Lago Titicaca y lo pobló de hombres y mujeres gigantes. Aún no había creado ni el Sol ni la luna, por lo que los primeros hombres vivieron en oscuridad. Pero estos hombres no fueron recíprocos con dios. No le adoraban ni entregaban ofrendas. Entonces, Wiracocha los convirtió en piedras a todos. A varios de estos gigantes se pueden ver hasta hoy en Tiahuanaco (monolitos Bennet, Ponce, el Fraile).

Después de destruir a la raza de gigantes, Wiracocha envió un gran diluvio que inundó toda la tierra. Luego, creó el Sol, la luna y las estrellas y las puso en el cielo (Hanan Pacha) para dar luz y calor a la nueva generación humana que poblaría el mundo terrestre (Kay Pacha).

Fue en Tiahuanaco, donde creó a la nueva primera pareja humana. Los hizo salir de las profundidades (Uqu Pacha) a través del Lago Titicaca. Luego, Wiracocha siguió hacia el nororeste creado las primeras parejas que fundaron todas las naciones. Estos primeros padres salieron del subsuelo (Uqu Pacha) a la superficie (Kay Pacha) a través de las pacarinas, que eran lagos, lagunas, cuevas, cráteres de volcán o manantiales. A todos los fundadores, Wiracocha les ordenó multiplicarse, les dio sabias leyes y les pidió vivir en armonía.

Cuando llegó al Ecuador, Wiracocha se dirigió hacia la costa. Al llegar a la playa siguió caminando por encima del mar hasta perderse en el horizonte.